Hello,This is me!

Lira Merlo

Escritor Nicaragüense Escritor Cristiano Los libros son mi pasión

En mi intimo jardin, guardado para él, mi fruto encontró, dulce como la miel!!

- Sabes que te amo - me dijo... la luna esa noche se escondia detras de las nubes oscuras del invierno, un frio viento hiba y venia sin sentido alguno, moviendo mi cabello a su antojo. El seguia ahi, a pesar de mi deseo incontenible que se fuera, él seguia ahi, intentando convenserme de nuevo de un amor que ha traicionado.

- Lo siento, tengo que entrar, buenas noches - le dije, tocando tras de mi la cerradura de la puerta que me conducia a la seguridad de mi hogar.

- Quien es?, es él otra vez? - pregunto inquirentemente, su tono apasible se transformo en furia, una furia que la verdad, mi verdad, aumentaria, no puedo decirlo...

- Contesta, es él otra ves, te convencio nuevamente ah? - sus ojos negros como las tinieblas que nos circundaban se llenaban de un brillo tenebroso, ese brillo que me ha atemorizado por mucho tiempo.

- Debes irte, tengo que entrar - le dije bajando mi rostro, obviando su mirada.

- Alma - me dijo - ya en serio, no puedes volver con él, recuerdas como te abandono, no me puedes hacer esto - tomando con su musculoso brazo mi cintura, mi cintura que rehusaba a ser suya, no de nuevo.

- Ya en serio, sueltame - le dije, mi mano intentando safarme de aquel acoso, de aquel acoso tan comun en él. - Mira, lo nuestro ya no puede ser, se termino, entiendelo!!! - le grite frutrada, frustrada de no poer contra su fuerza...

Sus brazos cubrieron mi cintura y sus manos acariciaron mi espalda y cabellos, mientras su aliento se dejaba escapar por mi cuello confundido e intrigado...

- Alma, se que lo sientes, se que lo quieres, se que recuerdas nuestras noches de amor, en nombre de todo eso no lo hagas, no por favor!!!

Sus ojos se entrelazaron con los mios por unos instantes antes de rehuirles nuevamente ante aquel beso que aparentemente debia soportar.

- Alma- desde el anden una voz.

El voltio a ver con locura e ira.

- Te esta molestando de nuevo? - pregunto la voz mientras una silueta se deja iluminar por la luminaria. El me suelta y como toro ante el matador resopla una y otra vez.

- Oh Dios, yeshua, que haces aqui, vete, por favor, no pasa nada - le conteste mientras reconocia aquella voz, aquella mirada, aquella persona que me ama, que amo, por la cual él se pone furioso.

Se detubo a unos pasos de nosotros. Su cuerpo delgado no es nada ante aquel prototipo de macho que me acompañaba, sus manos delicadas, suaves, su cabello crespo suelto amarrado a una cola, y su cara tierna y noble, que podria hacer ante él?
El me miraba y volvia su ojos a Yeshua, intentando con su mirada convencerme de escoger, de hablar, de decidir...

No podia.

- Alma, es él verdad, es ese el que te esta arrebatando de tus manos la oportunidad de ser feliz, de ser feliz conmigo como lo hemos sido mucho tiempo, cuando, por estupido ese remedo de hombe te abandono!!! - dijo, para mi sus palabras fueron como purgantes.

- Vete, no quiero verte, vete de aqui!! - le dije otra vez - vete y no vuelvas!!!

- Ah si, para que te quedes con tu muñequita verdad? - dijo.

Yeshua seguia en aquella posicion, cuanto me hubiese gustado que reaccionara, que se enfrentara a esos insultos e improperios, no lo hacia, seguia ahi escuchando tantas groserias.

- No, vete ya por favor!! - mientras intentaba encontrar las llaves en mi bolzo.

- Tranquila, ya me voy, ya he visto suficiente, pero cuando cansada poorque esa mariquita no te deja ser vos misma, te reprima, te obligue a cambiar algo que disfrutas, acabe con tu libertad en pro de lo que el cree que deberias de ser, cuando suceda todo eso, me reire, porque se que volveras a mi!!

Me atemorizaban sus palabras, cuantas veces lo habia hecho, esta vesz no volvera a ser, no de nuevo!!

- Ok, lo que tú digas, buenas noches - le dije con las llaves en mis manos.

- Alma, por favor!! - imploro, cuanto me cansa su humor fluctuante!!

- Ahora qué?

- No me abandones, por favor, sin ti moriria - una mas, lo que me faltaba, chantaje emocional.

- Tranquilo, adios. - y observando a Yeshua - Yeshua, quieres entrar a cenar conmigo?

- Si me abres la puerta, yo entrare y cenare contigo, tu decides - me dijo, sus palabras tan tiernas como siempre.

- Si, ven! - mientras él se alejaba de ahi, vencido...

Yeshua, entro esa noche conmigo y se quedo
y en mi íntimo jardín
guardado para el
mi fruto encontró
dulce como la miel!!

El interminable mar de mis pensamientos, mis angustias diarias, mis alegrías fugaces, mi vida entera clasificada en tiempos y personas. Eso encontraras en esta pagina, el mundo de un poeta moderno, que nadie lee su silencio y todos escuchan su soledad.

Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:
comentarios google
comentarios blogger
comentarios facebook
Lira Merlo
+505862-44109
Chichigalpa, Nicaragua

SEND ME A MESSAGE